¿Alimentación saludable para mis abuelitos?

¿Alimentación saludable para mis abuelitos?

La alimentación en la tercera edad es tan importante como en cualquier otra etapa de vida, así que, si tienes abuelitos en casa, esta nota es para ti.

¿Cuándo comienza la etapa de adulto mayor?

Según la ONU, esta etapa comienza a los 60 años, aunque en algunos países se considera hasta los 65 años.

Lo que caracteriza a esta etapa son una serie de cambios físicos y mentales, que son de suma importancia tomar en cuenta cuando hablamos de su dieta.

Algunos de los cambios en los adultos mayores

  • Digestivos. Se presentan ciertas alteraciones en el tracto gastrointestinal, esto incluye la falta de piezas dentales, reflujo, disminución en la absorción de nutrientes, diarrea o estreñimiento al consumir algunos alimentos (grasa saturada, irritantes, demasiada fibra) entre otros.
  • Pérdida de masa magra y densidad ósea. Es normal que en edades avanzadas exista una pérdida de músculo (sarcopenia) y de tejido óseo (osteoporosis) provocando que la composición corporal se altere y en algunos casos el porcentaje de grasa corporal aumente.
  • Alteraciones metabólicas e inmunológicas. Hay enfermedades a las que los adultos mayores son más propensos, diabetes, mala absorción de macro y micro nutrientes, síndrome metabólico, o incluso es más fácil que padezcan enfermados bacterianos o virales con mayor frecuencia, pues su sistema inmunológico se ve afectado con la edad.

Tomando en cuenta todos los puntos anteriores, es vital poner mucha atención a la alimentación de nuestros adultos mayores, te dejamos algunos tips a considerar para garantizarles una dieta saludable:

  1. Alimentos suaves para que puedan masticarlos y no les causen algún malestar bucal.
  2. Evitar irritantes o altos en grasas saturadas, importante no eliminar las grasas de su dieta, solo cambiarlas por opciones más saludables, por ejemplo, aguacate, aceite de olivo, aceite de uva, etc.
  3. Aporte correcto de proteína, combinando animal y vegetal, en algunos casos es indispensable incluir proteína en polvo.
  4. Bajo consumo de azúcares simples como golosinas, bebidas azucaradas, panes altos en grasa y azúcar, entre otros.
  5. No cambiar drásticamente su alimentación, los adultos mayores suelen tener rutinas muy establecidas, por lo que es difícil acepten alimentos a los que no están acostumbrados.
  6. Lo más importante es adaptar su dieta a sus padecimientos, necesidades y requerimientos y que se sientan integrados en su entorno.