5 malos hábitos que afectan tu salud

5 malos hábitos que afectan tu salud

1.- Vivir con altos niveles de estrés.

El vivir con altos niveles de estrés contribuye al desarrollo de muchas enfermedades crónico degenerativas, como hipertensión, resistencia a la insulina, sobrepeso y obesidad y cuando es mantenido a lo largo del tiempo, es decir crónico debilita el sistema inmunológico, aumenta los niveles de cortisol (hormona del estrés) y desequilibra el medio hormonal.

2.- Llevar una vida sedentaria.

El no hacer actividad física de manera regular va más allá del aumento de peso, provoca cambios agudos en el organismo asociados con la diabetes como lo es la resistencia a la insulina, un mayor riesgo de desarrollar hipertensión arterial, osteoporosis, dificultad para conciliar el sueño y malestares articulares.

Si no realizas ejercicio con frecuencia tus músculos pueden debilitarse, así como las articulaciones, como lo es la artritis reumatoide o la osteoporosis.

3.- Consumir muchos productos ultraprocesados:

El llevar una alimentación con un alto consumo de productos y/o alimentos ultraprocesados regularmente están compuestos de ingredientes que llevan un procesamiento previo, por lo que se les agregan aditivos, conservadores, saborizantes y colorantes, las cuales no son saludables. En este proceso se agregan aceites hidrogenados, harinas y azucares refinados.

4.- No dormir suficiente.

Los trastornos del sueño son un factor de riesgo que pueden condicionar al desarrollo de ciertas enfermedades como el sobrepeso, obesidad hasta enfermedades cardiovasculares, inclusive también aumenta las posibilidades de padecer hipertensión.

5.- Llevar una alimentación alta en azúcar.

Cuando se consume un exceso de azúcar o alimentos con alto índice glucémico, es decir que elevan mucho la glucosa en sangre, se producen algunos efectos en la salud como resistencia a la insulina, diabetes, sobrepeso y obesidad. En los últimos años se ha demostrado que un alto consumo de azúcar tiene efectos negativos sobre la función cognitiva del cerebro, lo que puede condicionar al desarrollo de Alzheimer, depresión y ansiedad.